-DRACHENFELS- Cap.2

Estándar

genevieve2

CAPITULO 2:

Constant Drachenfels, el Gran Hechicero, ya era viejo, ya era antiguo antes de que naciera por primera vez Genevieve Senderen du Pomte du Lac Dieudonne. Y eso había sucedido hacía seiscientos treinta y ocho años, como ella nunca se permitía olvidar.
En la vida verdadera, el hogar de Genevieve era la ciudad de Parravon, situada al este de Bretonia, donde su padre era ministro de la primera familia y sus hermanas se contaban entre las más grandiosas bellezas de una corte famosa en todo el mundo conocido por sus grandes bellezas. En aquellos tiempos, Drachenfels había andado entre los hombres más a menudo que ahora, y estaba más acostumbrado a mostrar su rostro cubierto por una máscara metálica en los palacios de Bretonia y el Imperio.
Por entonces las historias eran más frescas. Se hablaba en susurros de sus tremendos libertinajes sus crímenes inconcebibles sus ataques de cólera devastadora sus titánicos embrujos, sus terribles venganzas y su única derrota. Drachenfels había, sido uno de los poderes del mundo.
Genevieve sospechaba que, aunque medio olvidado, aun lo era. Solo se había visto superado en una ocasión por Sigmar el Portador del Martillo.
Resultaba extraño pensar que, por entonces, Sigmar había sido considerado un hombre. Un héroe, pero aun así un hombre. Ahora los sacerdotes se referían a él como la deidad patrona del Imperio Sigmar se había marchado, nadie sabía dónde, pero el monstruo al que una vez derrotó aún se encontraba allí. La maldad de Drachenfels aún estaba muy presente en el mundo.
Cuando era una niña de doce años, cuatro antes de recibir el Beso Oscuro, Genevieve había visto a Drachenfels en persona. Atravesaba Parravon a caballo con su ejército de muertos, ataviado con hermosas sedas y con el rostro cubierto por su máscara de oro. Las cabezas de los capitanes de la milicia de la primera familia se bamboleaban con la boca abierta sobre las picas. Un asesino salió corriendo de entre la multitud y fue hecho pedazos por los podridos tenientes de Drachenfels. En el aire danzaban demonios que se llevaban pedazos del destrozado atacante. Genevieve se ocultó tras las faldas de sus hermanas, pero de todos modos echó una buena mirada.
Los amigos de su padre habían hablado de Drachenfels delante de ella. Se ignoraban sus orígenes, sus debilidades eran desconocidas, sus poderes ilimitados y su maldad infinita. Ni siquiera su rostro había sido visto por ningún hombre viviente. Había intentado imaginar una monstruosidad debajo de la máscara, una monstruosidad tan espantosa que habría hecho que pareciesen atractivos los rostros de calavera y jirones de carne de los soldados de Drachenfels. O, como sugirió su hermana Cirielle, una hermosura tan pasmosa que todos aquellos que la contemplaban caían muertos al instante. Cirielle siempre fue la tonta de la familia. Había muerto de peste unos cincuenta años después, apenas un latido de corazón, realmente.
Drachenfels recibió tributo de Parravon, pero de todos modos esclavizó a la primera familia. Como ejemplo, el padre de Genevieve también pereció y fue servido junto con otros funcionarios públicos como comida para uno de los asistentes demoníacos del hechicero. Seiscientos años después, Genevieve podía reunir poca sed de venganza. Su padre habría vivido otros veinte, treinta años, treinta y cinco a lo sumo, y aún así se habría borrado de su memoria. Resulta difícil pensar que la muerte de una mosca de mayo sea una tragedia muy grande. A veces se encontraba con que de su mente emergían los rostros de sus padres, sus hermanas, sus amigos de la corte, pero aquellos eran principalmente tiempos perdidos, una vida que le había sucedido a alguna otra persona.
Pocos años más tarde, años que ahora eran meros minutos en su memoria, Chandagnac llegó a casa de su tío. Ghandagnac, con sus ojos oscuros y su barba trenzada, sus dientes como agujas y sus cuentos de la juventud del mundo. Ella recibió el Beso Oscuro y nació por segunda vez, nació a la semivida.
Ghandagnac también había muerto. Siempre había sido demasiado extravagante para su gente, y se ganó demasiados enemigos importantes. Finalmente, los sacerdotes de Ulric lo habían perseguido y clavado al suelo con una rama de espino mientras le cortaban la cabeza con una cimitarra de plata. Eso había sucedido trescientos años antes. Era la última de los vástagos de Chandagnac, que ella supiera. Había muchos, mayores que ella, pero vivían muy al este, en las fronteras de Kislev, y exhibían un comportamiento reservado. En ocasiones, seres estúpidos aparecían por la taberna de la Luna-Creciente atraídos por su presencia, y ella los rechazaba o ponía fin a sus vidas, dependiendo de cómo se sintiera. A veces podían ser un fastidio.
Habían pasado los siglos y todo había cambiado muchas veces. Las dinastías del Imperio, las guerras, las alianzas, las ciudades, unos pocos grandes hombres, incontables pequeños, monstruos, artes y ciencias, bosques; todo había llegado y partido como las estaciones del año.
Genevieve aún caminaba sobre la tierra, al igual que Drachenfels.
Se preguntó si él sentiría por ella la misma reprimida afinidad que ella experimentaba-hacia él. Había canciones que reconocerían sólo ellos dos de entre todos los habitantes del mundo, nombres que una vez habían sido famosos y que sólo ellos conocían, animales extinguidos cuya carne había tenido un sabor que sólo ellos podían evocar. Lo más probable es que él no sintiera nada por ella, que sólo tuviese una vaga conciencia de su existencia. Ella era lo que era: en el mejor de los casos, la prima de la humanidad, pero Drachenfels estaba más allá incluso de eso. Había dejado de ser un hombre de cualquier tipo mucho antes de que entrara en Parravon. El rostro que ocultaba tras su imperturbable colección; de máscaras de metal, no se parecería ni remotamente a cualquier cosa que respirase aire.
Esta noche, de una u otra forma, ella miraría esa cara. Tal vez Cirelle, muerta y convertida en polvo hacía mucho tiempo, tenía razón, después de todo. Quizá no sobreviviría a la visión y puede que, tras seis siglos y medio, no le importara tanto morir.
Había seguido la carrera de Drachenfels a lo largo del tiempo, tomado nota mental de todos los reinos saqueados y desangrados por él, las plagas desatadas sobre ellos, los tributos impuestos, los demonios que había puesto en libertad. Ahora hacía unos cuantos siglos que estaba quieto, quieto dentro de su inexpugnable fortaleza de las Montañas Grises. Algunos creían que Drachenfels había muerto, pero existían demasiadas pruebas de que continuaba trabajando en todo el Viejo Mundo. A veces, los hechiceros que frecuentaban la taberna de la Luna Creciente hablaban de él, de las perturbaciones que causaba en esa esfera que está más allá del espacio y el tiempo, donde los más grandes de los hechiceros se aventuran en busca de los vastos seres principales del universo. Sabían lo suficiente para no unirse a la expedición de Oswald.
Algunos decían que estaba demasiado viejo para ser el monstruo que había sido en otros tiempos, pero Genevieve sabía que los poderes de los inmortales aumentan con el paso de los años, en lugar de disminuir. Algunos aventuraban que el Gran Hechicero estaba viajando por dentro de sí mismo, intentando sondear las profundidades de su propia oscuridad, convocar a los peores de sus demonios personales. Una canción, cantada sólo por un juglar bretoniano de extraño rostro, sugería que Drachenfels estaba meditando sobre sus muchos pecados, buscando la fuerza para batallar con Sigmar, y que esta vez vencería para siempre al portador del martillo de guerra y provocaría el fin de todas las cosas.
Había oído toda clase de rumores pero ninguno la había conmovido mis que cualquier otro chismorreo de taberna, hasta que el príncipe Oswald von Koningswald, hijo del elector de Ostland, entró en la Luna Creciente. Le contó que Constant Drachenfels estaba preparándose para volver al mundo y apoderarse del Imperio, y que debía detenerse al Gran Hechicero antes de que pudiera descargar una muerte terrible sobre todo un continente.
Esto había sucedido tres meses antes Oswald era uno o dos años mayor que ella cuando Chandagnac le dio el Beso Oscuro. Suponía que era un joven apuesto y podía ver en torno a él el aura del gran hombre noble en que se convertiría de mayor. Sería el elector al morir su padre, por supuesto. El elector de Ostland podía, a veces, dominar por completo a los otros y tener en sus manos el curso de acontecimientos del Imperio Jamás había tenido éxito un pretendiente al que se opusiera Ostland. Nunca. El padre de Oswald vivía en un lugar comparativamente modesto pero, en ocasiones, el propio Luitpoid acudía a su corte como si el elector fuese el emperador y él un suplicante. Si el hijo de Luitpoid, Karl Frank que va a sucederlo en el trono, necesitaría el apoyo del padre de Oswald. De hecho, puesto que el elector se había casado a edad avanzada y se aproximaba ya a la mediana edad, el emperador pronto necesitaría el apoyo del príncipe Oswald.
Genevieve había oído decir que el príncipe era un joven serió, un hombre capaz de superar a todos sus tutores en cualquier cosa, desde gastronomía a filosofía, y que era tan diestro con la guitarra estahana como con el arco largo de Albión —Los bufones de taberna contaban chistes sobre el muchacho de rostro sepulcral que, según se rumoreaba, en una ocasión había avergonzado a Luitpold hasta el punto de hacerle retirar una propuesta de edicto contra la prostitución, al preguntarle si el emperador tenía intención de dar ejemplo quemando en la pira a cierta importante adivina tileana muy prominente en las funciones de la corte desde que había fallecido la señora emperatriz. Y Genevieve había leído con interés un delgado libro de poemas escritos en estilo clásico que había sido objeto de grandes elogios, publicado por un autor anónimo.
Aunque, por la jactancia imprudente del tutor titular del elector, Sieur Jehan, mas tarde se supo que era obra de Oswald von Konigswald. De todos modos, ella no había estado preparada para aquellos ojos fríos como el hielo, la fuerza con que le estrecho la mano y la franqueza de su discurso.
En la trastienda de la taberna, Oswald le había ofrecido la muñeca, pero ella declinó. La sangre aristocrática era demasiado preciosa para ella. Se sustentaba de personas sin amigos, aquellas a las que nadie lloraría. En Altdorf, había muchos cuya desaparición sería una ventaja para el Imperio, para el mundo, en realidad, y que habían constituido su alimento y su bebida desde que decidió establecerse allí.
Sieur Jehan acompañaba al príncipe, cargado con un saco de pergaminos y libros encuadernados y Anton Veidt, el cazador de fortunas, que cuidaba de sus armas como otros cuidan de su mujer. Oswald conocía la historia del padre de ella. Sabia cosas de su vida que ella misma había olvidado. Le ofreció una oportunidad para vengarse y, al ver que eso no la tentaba, apelo a su necesidad de variación, de cambio. El joven Sigmar debía ser así, pensó ella al percibir la emoción que reprimía Oswald. Todos los héroes tienen que haber sido así. De pronto, temerariamente anhelo probar su sabor con un deje de pimienta en la sangre. No mencionó la lujuria que acababa de acometerla pero, de algún modo, supo que él había visto el deseo en ella y respondió a su anhelo con una necesidad propia, una necesidad que tendría que ser pospuesta hasta que culminara la presente misión. Ella lo miró a los, ojos, los ojos en los que no se reflejaba su rostro y, por primera vez en siglos, se sintió viva otra vez.

Sieur Jehan presentó las pruebas de los recientes actos de Drachenfels. Leyó el testamento, conseguido a través de un médium, de un hechicero al que habían encontrado en su morada, hacía poco, desollado y deshuesado. El hechicero muerto alegó que toda clase de fuerzas mágicas y demoníacas estaban convergiendo en la fortaleza de Drachenfels, y que el Gran Hechicero estaba alcanzando nuevos niveles de poder. Luego, el erudito habló de la plaga de sueños y visiones de la cual habían informado los sacerdotes de todos los dioses. Se veía a un hombre enmascarado que avanzaba por la tierra asolada, entre los incendios que habían sido ciudades y los desiertos que habían sido bosques.
Los muertos formaban pilas altas como montañas y los nos eran nueve partes de sangre por una de agua. Las fuerzas del mal estaban reuniéndose y Drachenfels se hallaba en medio de ellas.
Oswald tenía intención de enfrentarse con el monstruo dentro de su cubil y derrotado para siempre. Una vez más, le ofreció la oportunidad de unirse al grupo, y esta vez ella acepto. Solo entonces le dijo el que su padre, y presumiblemente el propio emperador Luitpold, se habían negado a creer en las pruebas presentadas por Sieur jehan, y que emprendía aquella aventura sin ningún tipo de apoyo imperial.
Al día siguiente partieron de Altdorf hacia las Montañas Grises.
Más adelante se les unieron otros. Rudi Wegener, un rey bandido del bosque. Reikwald, apostó por ellos y los ayudo a rechazar a sus propios posesos camaradas, durante una larga noche oscura, en la espesura del bosque. Junto con Rudi llegó Stellan el Brujo, que había vivido con los bandidos y estaba decidido a poner a prueba sus poderes mágicos contra los del Gran Hechicero; y Erzbet la bailarina asesina del Fin del Mundo, que recitaba todas las noches, como una oración, los nombres de aquellos a los que había matado. Ueli y Menesh habían sido reclutados en el paso del Mordisco del Hacha, donde toda una comunidad de pacíficos campesinos resultaron ser demonios disfrazados y donde el joven Conradin, el escudero de Oswald, fue espetado y devorado por un ogro mutante. Los enanos habían estado viajando hacia el sur pero se mostraron dispuestos a brindarles sus espadas a cambio de oro y gloria. Heinroth, cuya-alma estaba destrozada por el asesinato de sus hijos, se unió a ellos poco después. Un grupo de incursión de orcos de la fortaleza se había divertido con sus dos hijos pequeños y luego los había matado. El juró hacerse un tajo con su propia espada por cada día que dejara vivir a Drachenfels, y se cortaba inexorablemente cada mañana. Un día, al despertar, encontraron a Heinroth abierto en canal y con las entrañas afuera, con unas palabras grabadas en sus huesos:

REGRESAD AHORA

Ninguno de ellos había oído nada, y había estado de guardia el perspicaz Veidt.
Durante todo este tiempo, Oswald había estado al mando; impávido ante cada nuevo horror y manteniendo unidos a sus seguidores —cosa que, en el caso de Veidt y los enanos, o de la licenciosa Erzbet y el fanático asceta que era Heinroth, no había resultado fácil—, y siempre seguro del resultado final. Sieur Jehan le contó a Genevieve que Oswald había sido así desde niño. Era evidente que el erudito quería al muchacho como a un hijo, y decidió seguirlo cuando el verdadero padre del príncipe se negó a escucharlo. Aquellos eran los últimos días grandiosos, pensó Genevieve, Y sus nombres vivirían para siempre en las baladas.
Ahora, Conradin estaba muerto. Sieur Jehan estaba muerto. Heinroth estaba muerto. Ueli estaba muerto. Y antes de que acabara la noche, otros —tal vez todo el grupo— se reunirían con ellos. Hacía mucho tiempo que no había pensado en morir. Tal vez esa noche Drachenfels acabaría con el beso Oscuro de Chandagnac y la empujaría por fin al otro lado de la frontera que mediaba entre la vida y la muerte.
Oswald avanzo en línea recta hasta las puertas abiertas de la fortaleza, miró con indiferencia a un lado y otro, hizo una señal a sus compañeros y se adentró en la oscuridad Genevieve lo siguió, y todos los demás fueron tras ella.

-DRACHENFELS- Cap.1

Estándar

Aunque con un día de retraso aquí os traigo el primer capítulo de Drachenfels, que narra las increibles aventuras de Genevieve, una vampira muy peculiar…

n8326

Prólogo: 25 años antes

CAPITULO 1:

La primera señal que Genevieve Dieudonné tuvo de la traición de Ueli el enano, fue el pinchazo de la punta de un arma en su costado derecho, justo por encima de la cadera. La ropa y la piel se hundieron y sintió un pinchazo como de avispa. Había algo peculiar en aquel cuchillo que se deslizó por debajo de los faldones de su chaquetón acolchado y se hundió en su carne.
¡Plata! El cuchillo tenía el filo de plata.
Su cuerpo pareció arder al contacto con el metal encantado. Sintió que la hoja se retiraba y se volvió a medias preparada para la estocada mortal, la puñalada en el corazón. Se oyó sisear y supo que su rostro —la cara que hacía seis siglos que no veía— estaba contorsionado, los ojos enrojecidos, los afilados colmillos desnudos. La húmeda herida de su flanco se cerró y le produjo escozor mientras la sangre resbalaba por
dentro de sus calzones. En algún punto de los riscos cercanos, un ave carroñera chillaba mientras devoraba al más débil de sus polluelos. Rudi Wegener estaba de rodillas y forcejeaba con Sieur Jehan para mantenerlo en el suelo al tiempo que presionaba con una mano el agujero palpitante que el erudito tenía en la garganta.
Aquel paso al que habían llegado, el pedregoso yermo situado en lo alto de las Montañas Grises, resultaba repugnante. Corrían las últimas horas de la tarde y el sol hacía que sus movimientos todavía fueran lentos; en caso contrario, Ueli jamás se habría atrevido a atacarla. Alzó una mano desnuda con la palma hacia fuera y el posó debajo de su pecho izquierdo para protegerse el corazón. El cuchillo se lanzo hacia ella y vio que la cara de Ueli estaba contorsionada en una mueca feroz. Tenía los dientes, grandes como dedos pulgares, manchados con la sangre del cuello de Sieur Jehan, y pudo ver que entre ellos había fragmentos de piel.
Adelantó la mano y la punta del cuchillo se le clavó justo en el centro. El dolor fue mayor esta vez porque se le desplazaron los huesos. Vio cómo la punta del cuchillo asomaba por el dorso de su mano, la carne se separaba y el metal enrojecido emergía entre los nudillos. Incluso a través de la sangre que manaba con lentitud, el cuchillo reflejó la última luz del sol. Ueli soltó un juramento y escupió espuma rojiza para luego impulsarse con los hombros e intentar doblarle el brazo hacia atrás y clavarle la mano contra el pecho. Si la plata llegaba a rozarle siquiera el corazón, la pobre Genevieve ya no cumplirla otro siglo.
Ella podía hacer caso omiso del dolor que le producían las heridas —al día siguiente no le quedaría siquiera la más leve cicatriz—, pero la plata la quemaba por dentro. Empujó al enano hacia atrás mientras la hoja se deslizaba unos pocos centímetros a través de su mano causándole un dolor agónico. Sintió la empuñadura del cuchillo contra la palma y cerró el puño para aferrar el arma del enano con unos dedos que no habían
perdido su fuerza.

Con la mano libre, él le propino dos puñetazos en los riñones, pero estaba preparada para eso y los golpes no la afectaban. Le dio al enano una patada de lleno en el pecho que lo hizo retroceder y soltar el cuchillo abandonándolo en su mano resbaladiza de sangre. Ueli se agacho para coger la daga curva que llevaba dentro de una bota, y ella le dio un revés. La hoja del cuchillo que asomaba del puño como un dedo adicional le abrió al enano un profundo talo en la frente. Le dolió la mano cuando el arma golpeo contra el cráneo de Ueli.
El enano retrocedió con la sangre cubriéndole los ojos y en su pecho aparecieron tres flechas en líneas oblicuas, hundidas entre las costillas hasta las plumas. Anton Veidt había usado bien su ballesta trifurcada. Genevieve se arrancó el cuchillo de la mano y lo arrojo al suelo, tras lo cual abrió y cerró el puño mientras cicatrizaba la herida que le escocía.
Ueli aún se tambaleaba mientras el veneno de las flechas de Veidt iba haciendo efecto, y sus pequeños fragmentos de muerte corrían por sus venas hasta llegar al cerebro. El cazador de recompensas mezclaba sus pociones con destreza inigualable. Tras ponerse rígido, el enano se desplomó.
Erzbet, la bailarina asesina, rodeó el cuello de Ueli con su lazo de alambre, lo apretó y tiró de él hasta estar segura de que había muerto.
Genevieve alargó la mano ensangrentada para coger el pañuelo que Oswald von Konigswald le tendía. Se lamió el tajo saboreando su propia sangre, y luego envolvió apretadamente el pañuelo en torno a su mano para presionar y cerrar la herida que ya cicatrizaba.
—Enano bastardo —dijo Veidt al tiempo que lanzaba un escupitajo sobre el rostro muerto de Ueli—. Uno nunca sabe cuándo uno de ellos va a volvérsete en contra.
—No hables tanto de lo bastardos que son los enanos, cazador de recompensas —dijo Menesh, que se había unido a ellos junto con Ueli—.
Mira. El traidor muerto estaba creciendo, o al menos estaban expandiéndose su esqueleto y sus entrañas. La piel y las ropas del enano se rasgaron y a través de los desgarrones se vio algo rosado y purpúreo. Unos huesos de tamaño humano se desparramaron por el suelo y las húmedas entrañas se derramaron a través de los restos de tiras de piel rasgada del cuerpo de UeIi. Oswald retrocedió para que sus buenas botas de cuero tileanas no se ensuciaran con aquello. Los ojos aún abiertos de Ueli se salieron de las órbitas, y en las cuencas comenzaron a retorcerse gusanos que las desbordaron y cayeron sobre sus mejillas tensas y su barba. La lengua se le deslizó, fuera de la boca como una serpiente constrictora, se inclinó hacia abajo al tiempo que se alargaba de manera imposible hasta su pecho, y murió. La voz de Erzbet expresó el asco que sentía cuando quitó el lazo de alambre del cuello del cadáver.
—No era un enano de verdad —dijo Menesh.
—De eso no cabe duda —asintió Rudi Wegener, que había renunciado a contener la hemorragia de las heridas de Sieur Jehan y lo había dejado al cuidado de su dócil hechicero—. Pero ¿qué era? Menesh respondió con un encogimiento de hombros que hizo entrechocar las armas que llevaba colgadas del cuerpo, y toco con la punta de una bota el cuerpo que aun continuaba expandiéndose.
—Un demonio, tal vez. Alguna criatura de Drachenfels.
El enano le propinó una patada al deformado casco de Ueli que cayó por el borde de la cornisa y llegó al suelo mucho después de que se hubiesen olvidado de él.

El olor a muerto se alejó de los restos de la cosa que parecía un enano y había cabalgado con ellos durante tres meses. Ueli había
compartido alojamiento y pan con ellos. Nunca se había mantenido al margen de las luchas libradas, y Genevieve sabía que sin aquellos cuchillos que manejaba con tanta destreza, ella habría sido alimento de orcos en varias ocasiones. ¿Acaso Ueli siempre había sido un traidor? ¿Siempre al servicio de Drachenfels? ¿O su traición había comenzado hacía apenas unos instantes, cuando se proyectó sobre él la sombra de la fortaleza?
¡Qué poco sabía en realidad acerca de cualquiera de sus compañeros en esta aventura!
¡Una aventura! Eso le había parecido cuando Oswald von Konigswald, con los ojos encendidos, la había reclutado en la Luna Creciente. Ella había estado trabajando en aquella taberna de Altdorf, intercambiando un trago por otro, durante unos cien años. La longevidad acarrea una pesada carga de tedio. Genevieve, suspendida por toda la eternidad entre la vida y la muerte desde que recibió el Beso Oscuro, había estado
dispuesta casi a cualquier cosa que aliviara su aburrimiento. Del mismo modo que Anton Veidt estaba dispuesto a hacer casi cualquier cosa a cambio de monedas de oro, o Sieur Jehan lo estaba con el fin de ampliar sus conocimientos, Rudi Wegener para aumentar su gloria, y Heinroth, muerto hacía semanas, para lograr la ansiada venganza. ¿Y Oswald? ¿Por qué Oswald —el príncipe heredero Oswald, se recordó Genevieve —estaba dispuesto a hacer casi cualquier cosa? ¡Por una aventura! ¡Una búsqueda! El material de las baladas y los libros de cuentos, de las leyendas y las historias de taberna. Ahora, con tantos muertos como habían dejado atrás y dos más que morían ante sus ojos, Genevieve ya no estaba tan segura. La empresa que los había
llevado hasta allí ya no parecía sino un horrendo y sucio trabajo de asesinato.
Había que poner punto final a una vida indecente y sucia, pero continuaba siendo asesinato.
—¿Sieur Jehan? —preguntó Oswald.
Rudi, cuyo engañoso rostro de bandido había sido abandonado por el alegre arrebol habitual, sacudió la cabeza. El erudito aún sangraba, pero sus ojos estaban en blanco. Había dejado de patalear, y Stellan el Brujo alzó los ojos del cadáver.
—No tenía ninguna posibilidad. El enano le arrancó la garganta hasta el hueso. Habría muerto desangrado si no se hubiese asfixiado por falta de aire. O al revés. Cualquiera de las dos cosas lo habría matado.
—Ya basta —declaró Oswald—. Debemos continuar. Ya casi ha caído la noche, y las cosas se pondrán más difíciles cuando oscurezca.
Difíciles para los otros; mejores para ella. El sol se hundió en el horizonte y Genevieve percibió que sus sentidos nocturnos despertaban.
Ahora podía hacer caso omiso de los ecos de dolor de la mano y el costado. Por encima de ellos, la fortaleza de Drachenfels se alzaba contra el cielo carmesí, con sus siete torreones apuntando al firmamento como dedos engarfiados de manos deformes. Las puertas de lo alto del risco estaban, como siempre, abiertas como una boca en el flanco de piedra. Genevieve vio los ojos en la oscuridad del otro lado de las puertas, casi imaginó siluetas hostiles que pasaban raudas ante innumerables ventanas con forma de ojo. Allí acabaría esta aventura. En un castillo tan gris y escabroso como las montañas que lo rodeaban. Una fortaleza más vieja que el Imperio y más oscura que la muerte. El cubil del Gran Hechicero. ¡Drachenfels

Holo-Archivo: Tecnología en la Esfera Humana

Estándar

Devilteam load screen - copia

En los 175 años que han pasado desde nuestra época la tecnología ha hecho importantes avances en algunos campos. Quizá el salto más importante que ha dado la humanidad en este tiempo ha sido el salto hacia las estrellas. La capacidad de viajar de forma efectiva por el espacio ha sido un increíble avance para la humanidad. Una vez explorados los planetas cercanos (dentro del sistema solar) se vió lo enormemente complejo que iba a ser hacerlos habitables para el ser humano y se abandonó o al menos aplazó el programa espacial. Pero un nuevo descubrimiento hizo que todo se reactivase.

ALEPH+2+cropped
Dicho descubrimiento fue el de los agujeros de gusano. Los agujeros de gusano habían sido hasta entonces mera teoría bien conocida dentro de la ciencia ficción, pero el descubrimiento de agujeros de gusano reales trajo de nuevo el asunto a la palestra y abrió un universo de posibilidades para la exploración espacial. Dichos agujeros de gusano son “túneles” abiertos en el continuum espacio-tiempo que unen dos puntos distantes del universo. No estamos hablando ya de viajes rápidos entre La Tierra y Júpiter, ¡estamos hablando de viajes rápidos entre Galaxias distantes! Los primeros tiempos de experimentación con agujeros de gusano fueron peligrosos, no todos los agujeros de gusano eran completamente estables, como bien descubrieron los tripulantes de la nave Aurora-Dawn cuando el agujero se colapsó sobre ellos y terminaron completamente aislados, en un lugar extraño y hostil y no tan solos como habrían querido. Pero años de experimentación y miles de millones de Oceanas invertidas hicieron posible el descubrimiento de diversos planetas habitables en distintos rincones del Universo accesibles a través de agujeros de gusano estables.

sparth_2560x1440

Para hacer seguros los viajes a través de los agujeros se creó el sistema de Circulares. Las Circulares son gigantescas naves-estaciones que viajan continuamente en una ruta cíclica a través de los sistemas conocidos. Cualquier nave acreditada puede pasar a través de un agujero de gusano acoplándose a la Circular y desacoplándose de la misma cuando hayan arrivado a destino. Actualmente el sistema de Circulares está bajo el control de O-12.

Así es como la Esfera Humana llegó a estar formada por 11 sistemas habitados (12 si contamos como tal las tres nodrizas Nómadas). Pero… ¿cómo es la vida a pie de calle? Pues depende en gran medida de la nación y el sistema del que estemos hablando ya que no se parece en nada la vida de un granjero Caledonio de Amanecer a la de un poderoso Zaibatsu de un conglomerado industrial de Yu Jing. Pero tampoco se parece en nada la vida de un estudiante universitario de Neoterra a la de un montador industrial de Acontecimento, a pesar de ser ambos PanOceánicos.

1368197305707

En términos generales podríamos decir que la calidad de vida media en la Esfera Humana es bastante alta, si bien siguen existiendo importantes diferencias entre las distintas clases sociales y económicas. El ciudadano promedio de la Esfera Humana trabaja para disfrutar de su tiempo de ocio. Dicho tiempo de ocio suele estar asociado a otro de los grandes avances de la humanidad: Maya. Maya es una enorme red de datos, última encarnación de internet, a través de la cual se puede acceder a toda clase de información y entretenimiento. Las cadenas de televisión emiten directamente en Maya, el cine se distribuye a través de Maya, los videojuegos se encuentran en Maya y la vida social en general se vive en gran medida a través de Maya. La forma en que el ser humano interactúa con Maya es mediante el Comlog, que no es más que una unidad informática portátil que prácticamente todo ser humano lleva encima. Hay miles de modelos de Comlog, cada uno con su propio aspecto y sus funcionalidades específicas, pero todos sirven para mantener al ciudadano continuamente conectado a Maya. Y decir Maya es decir ALEPH.

ALEPH es la inteligencia artificial desarrollada y controlada por el O-12 que gestiona y facilita la vida de toda la humanidad. ¿Toda? No, toda no, los Nómadas, auténticos antisistema sistematizados, detestan el “Gran Hermano” que ven en ALEPH y se niegan a formar parte de dicha red de datos. Por ello han desarrollado su propia red de datos en la que la piratería y la libertad de expresión van de la mano, la red franca Arachne.

Haqq+pic

En Arachne se dan cita toda clase de amantes de la libertad, desde panfletistas revolucionarios hasta mafiosos… y obviamente Hackers. Los Hackers son aquellos ciudadanos con conocimientos avanzados de informática cuantrónica y que son por tanto capaces de manipular de una u otra forma el software al que se conectan e incluso en ocasiones el hardware que lo contiene. Hackers los hay en todas partes, no solamente en Arachne, y no todos tienen porque ser delincuentes o jóvenes imberbes, algunos de ellos deciden emplear sus habilidades de forma profesional, ya sea vendiéndolas al mejor postor como Hacker mercenario o uniéndose al gobierno de su nación y convirtiéndose habitualmente en Hackers militares. Los mejores de ellos incluso pueden llegar a convertirse en los temidos Guerreros EVO, capaces de cambiar las tornas de una guerra sin acercarse siquiera al campo de batalla. ¿Y qué puede intentar manipular un hacker en el campo de batalla? Sencillo, el mayor avance en el terreno bélico, las terribles máquinas de guerra conocidas como Tactical Armored Gears o TAGs.

1173877_327230080746914_1425986783_nPero una guerra tan dura como la que los humanos llevan contra la ofensiva del Ejército Combinado de la IE requiere de otros trucos y vilezas además de las simples armas y armaduras. Tecnologías como el camuflaje termo-óptico, que hace virtualmente invisible, los jetpacks que emplean los modernos paracaidistas o la increíble tecnología holográfica que permite desde confundir al enemigo con múltiples copias de uno mismo hasta llegar a suplantar por completo a un rival para infiltrarse en su campamento. Nada es demasiado cuando se trata de vencer al enemigo, ya sea humano o alienígena… especialmente en el segundo caso ya que los alienígenas del EC cuentan con su propia, temible y desconocida tecnología, bautizada con el nombre de VoodooTech.

Infinity___Ambush_by_elpinoy

La tecnología alienígena VoodooTech ha traído a la esfera humana terribles experiencias. La tecnología monofilo es capaz de atravesar cualquier cosa, no importa lo acorazada que esté y destruirla por completo; ay del pobre que ose entrar en el campo de acción de una mina monofilo. El ambivalente Fusil de Plasma es capaz de dañar simultáneamente tanto la materia orgánica como la electrónica mediante su efecto electromagnético. Y llegamos a la joya de la corona del VoodooTech, una de las tecnologías más sorprendentes y terroríficas del Ejército Combinado, el Sepsitor. El Sepsitor es un arma capaz de manipular y controlar las Petacas de los seres humanos haciendo que sus víctimas pierdan el control de su ser y pasen a ser marionetas controladas por la propia Inteligencia Evolucionada. Podéis suponer el terror y el descontrol que supone ver como tus propios compañeros se giran en tu contra en medio de la batalla como autómatas asesinos. Los soldados creen estar viviendo una película de zombies.

Y así es como se vive y se muere en la Esfera Humana. Pero tranquilo, si tienes suerte, dinero y logran recuperar tu Petaca, quizá entres en el proceso de la Resurrección y acabes volviendo a vivir en un cuerpo mejor.

-Fin de la Transmisión-

La Biblioteca: La Flota de Plaga de Gutrot Spume

Estándar

Como el Fin de los Tiempos se acerca, Archaon reúne a cada Señor de la Guerra del Caos y sus ejército a su causa. Entre ellos se encuentra Gutrot Spume, comandante de las flotas de plaga del norte…

 

Spume

La Flota de Plaga de Gutrot Spume

Gutrot Spume es el señor de la tribu Hueso de Dragón, un feroz clan de asaltantes Norses de alrededor del Mar de las Garras. Habiendo ganado el favor del Gran Padre Nurgle por el intento de matar un poderoso kraken pútrido, el dios patrón de Spume le bendijo con numerosos tentáculos. Para ser exactos siete, el número sagrado de Nurgle. Gutrot se ha dedicado totalmente al señor de la pestilencia y la decadencia. Las flotas de plaga del norte están ahora reuniéndose en una enorme armada podrida de miles de barcos y decenas de miles de fuertes hombres.

Llegaron desde más allá del mar…

El Mar de las Garras es una traicionera masa de agua que se encuentra al norte del Imperio y el sur de Norsca. Mientras los mercenarios y cazadores de piratas pueden encontrarse navegando fuera de Marienburgo y Erengrado, la mayoría de los barcos que navegan en el Mar de las Garras pertenecen a los hombres del norte.

Guerreros tanto de la tierra como del mar, no es extraño para los asaltantes norses haberse corrompido por el Caos. Gutrot Spume fue una vez miembro de una tribu Norse y muchos de si tripulación eran parte de esta tribu, la Hueso de Dragón. Volviéndose el Señor de los Tentáculos y devoto de Nurgle, la armada de Gutrot Spume se hizo fétida y pestilente, la madera de sus barcos podrida y su tripulación infestados de enfermedades.

Hay rumores acerca de que su buque insignia, la Bestia Putrefacta, fue construido sobre cadáver medio muerto de un kraken pútrido, aunque ninguna viva pueda (o quiera) verificar la historia.

Las Flotas de Plaga de Spume ahora dominan el Mar de las Garras, como una de las armadas más poderosas que jamás han navegado este mundo. No queda mucho para que Spume ponga su vista sobre el Imperio y su Venganza…

429171_110617102641_Plague_fleet

El Fin de los Tiempos

El ejército de Gutrot ya invadió el Imperio anteriormente una vez, sus barcos pestilentes desembarcaron sobre la costa de Nordland causando estragos y destrucción. Fueron los ejércitos combinados del Imperio y Kislev quienes finalmente les rechazaron. La Reina de Hielo congeló el mar alrededor de los hombres de Gutrot que marcharon a tierra. Aunque derrotado, Gutrot Spume se ha unido a las crecientes hordas de Archaon para invadir una vez más el Imperio a la cabeza de un vasto ejército pestilente…

plague fleet